miércoles, 19 de septiembre de 2018
Ciudad Victoria 21°C
Reynosa 25°C
Tampico 26°C
Matamoros 25°C
Nuevo Laredo 24°C

Gobierno de López Obrador promoverá el derecho a muerte digna

Excélsior / TodoNoticias

CIUDAD DE MÉXICO

El próximo Gobierno de Andrés Manuel López Obrador promoverá en todo México la Ley de Voluntad Anticipada, que contempla el derecho a una muerte digna para un enfermo terminal.

“Se promoverá en todo el territorio la Ley de Voluntad Anticipada, y en todas las entidades federativas que aún no cuenten con ella se promoverán reformas en los códigos civiles para consagrar el derecho a una muerte digna“, Olga Sánchez Cordero, próxima secretaria de Gobernación.

Sánchez Cordero dio a conocer esta postura en una reciente conferencia en el Colegio de Notarios de la Ciudad de México. La ley de voluntad anticipada permite a un enfermo expresar por adelantado el tipo de tratamiento médicoque se quiere recibir ante enfermedades terminales o accidentes.

Entre otros puntos, esta ley regula la decisión de las personas de ser o no sometidas a procedimientos médicos o tratamientos que puedan alargar su vida en la etapa terminal, cuando ya no se pueda mantener de forma natural.

En la Ciudad de México, Aguascalientes, Chihuahua, Coahuila y Estado de México, entre otras entidades, cuentan con esta legislación.

De acuerdo con la Encuesta Nacional sobre Muerte Digna 2016 elaborada por la organización ‘Por el Derecho a Morir con Dignidad’ (DMD), 68.3 % de los mexicanos están a favor de la opción de poder adelantar la muerte en caso de que la persona esté en fase terminal, mientras que 31.7 % están en contra.

Sin embargo, en esta encuesta los resultados fueron más cerrados cuando se preguntó a la población si estaba de acuerdo con que sea el médico quien ayude a morir proporcionando sustancias letales, con 56.4 % en favor por 43.6 % en contra.

Cabe hacer la diferencia entre eutanasia y suicidio asistido, siendo la primera cuando el doctor aplica una inyección letal a un paciente en estado terminal y la segunda, cuando el paciente mismo se administra un fármaco prescrito por el médico.